Inicio lugo Investigan una aglomeración producida en una sala de fiestas en la noche...

Investigan una aglomeración producida en una sala de fiestas en la noche de Fin de Año en Lugo

Los hechos ocurrieron a la hora del cierre cuando hubo una avalancha en la zona del ropero y varias personas sufrieron ataques de ansiedad

LUGO, 2 (EUROPA PRESS)

La Policía Local de Lugo investiga una aglomeración, en la que tuvieron que intervenir junto a la Policía Nacional y el 061, durante la madrugada del 1 de enero en una de las salas de la ciudad que albergaba una celebración de Fin de Año.

Los hechos ocurrieron en la Sala Tebras, situada en la Praza Viana do Castelo y habitualmente destinada a conciertos, lugar que nunca había albergado una fiesta de Fin de Año. En total, se habían vendido 600 entradas.

El evento transcurrió con normalidad hasta la hora del cierre, alrededor de las 6,00 horas, cuando se formó una avalancha en las escaleras que llevaban al ropero, situado en la planta superior. Al tratarse de un pasillo estrecho, los jóvenes se quedaron bloqueados, sin poder ni subir ni bajar.

Los asistentes, al no poder salir del local, llamaron al 061, que tuvo que atender a numerosas personas por ataques de ansiedad. Además, se personaron una decena de patrullas entre Policía Local y Nacional, que consiguieron desalojar la sala sin heridos.

PROBLEMAS EN EL ROPERO

Según ha señalado la organización en un comunicado en las redes sociales en el que han pedido disculpas a los asistentes, el problema “radicó en la gestión de la cola hacia el ropero” a la hora del cierre, cerca de las 6,00 horas.

En esta línea, han indicado que “los caballetes no eran suficientes ni estaban al nivel de sostener tantas prendas cuando en teoría tenían capacidad para 900”.

INVESTIGACIÓN EN CURSO

El Ayuntamiento de Lugo ha explicado a Europa Press que la Policía Local está investigando el contrato del personal de seguridad de la discoteca, que fue alquilada para hacer la fiesta. Los organizadores han indicado que la contratación del personal es responsabilidad de la propia sala.

De este modo, han subrayado que el personal de seguridad “demostró poca profesionalidad y falta de previsión” y que “desconocían la posibilidad de este caos”. Además, por el momento, no se ha registrado ninguna denuncia por parte de los asistentes a la fiesta.

Los agentes continua este lunes recabando datos sobre lo acontecido, así como sobre la gestión y los contratos de la fiesta. Así, han trasladado que se espera que la investigación concluya a lo largo de la semana.


- Te recomendamos -