Inicio lugo Un testigo que supuestamente incriminó al acusado del crimen del Cash Record...

Un testigo que supuestamente incriminó al acusado del crimen del Cash Record (Lugo) dice que en su bar “había pistolas”

El hermano del reponedor fallecido indica que en el entierro una antigua novia de Esteban dijo “al final te mató este hijo de puta”

LUGO, 7 (EUROPA PRESS)

Uno de los toxicómanos que supuestamente incriminó al único acusado del doble crimen del Cash Record de O Ceao (Lugo), ocurrido hace casi 30 años, ha declarado este martes que conocía al acusado porque “iba a comprar heroína a su bar”, situado en la Rúa Nova, donde vio que “en la cocina había varias pistolas en maletines negros”.

En la segunda jornada del juicio en la Audiencia Provincial de Lugo, este testigo ha apuntado que su cuñado — ya fallecido — le contó que el acusado, M.J.V.C., “le había ofrecido participar en el atraco al Cash Record”, pero que él nunca había recibido tal ofrecimiento. Así, ha insistido en que “no le dio más detalles”.

En esta línea, ha destacado que su cuñado “se las apuntaba todas” y que no le dijo que el acusado le habría ofrecido participar en el atraco “hasta después de los hechos”. Además, ha indicado que cree que si su cuñado hubiese formado parte del mismo “lo sabría”.

De este modo, ha resaltado que el acusado y él “se llevaban como el perro y el gato” y que “tan solo iba al bar a por heroína”, ya que M.J.V.C. le dijo en varias ocasiones que “en su bar no podían entrar toxicómanos”.

Sobre las armas que dice haber visto en el bar del acusado, el testigo ha indicado que su cuñado y el acusado las probaron en un descampado en Rábade (Lugo), mientras él los acompañaba, y que luego “recogieron todos los casquillos”.

Leer más:  El horno de cocción de Alcoa-San Cibrao se ha parado, lo que llevará al despido de 500 trabajadores según el Comité

Además, ha negado conocer al marido de la cajera fallecida en el crimen — que ya declaró este lunes –, a pesar de que en declaraciones anteriores afirmó tener fotografías en las que aparecía en el bar del acusado.

“AL FINAL TE MATÓ ESE HIJO DE PUTA”

En esta segunda jornada de juicio en la Audiencia Provincial de Lugo, ha declarado el hermano pequeño de Esteban, el reponedor fallecido, que ha apuntado que en el entierro una antigua novia de su Esteban dijo “al final te mató este hijo de puta”, pero que “no sabe a quién se refiere”.

Asimismo, ha explicado que se enteró de los hechos entorno a las 22,45 horas cuando la Policía municipal lo llamó al bar que regentaba para decirle que “había habido un accidente muy grave”. El testigo ha relatado que cuando llegó al Cash Record con su mujer y un amigo de su hermano “ya se encontraron un coche fúnebre”.

De este modo, ha recordado estaban la hermana y el marido de la otra víctima y que su hermano no tenía que trabajar ese día, sino “que le había cambiado el turno al encargado” — algo que este negó en la jornada de este lunes –. Así, ha puntualizado que “no sabe si había relación más allá de la laboral” con el acusado.

MOVIMIENTOS SOSPECHOSOS EL DÍA DEL CRIMEN

Entre otros testigos, han pasado esta mañana por la Audiencia dos hombres que estuvieron en la calle del Cash Record el día del crimen. Uno de ellos, dueño de un taller situado a 200 metros del establecimiento, ha expuesto que ese día, sobre las 19,15 horas, “estaba en la puerta del taller y vio un coche blanco con tres ocupantes”, que “iba como si fuera escapando de algo”.

Leer más:  El comité de la empresa advierte que el horno de cocción de Alcoa se ha detenido, lo que resultará en la pérdida de empleo para 500 personas

El otro hombre ha comunicado que ese día vio “a tres personas en un coche apoyadas” delante del Cash Record, “dos hombres vestidos de traje y una mujer”. Así, ha aclarado que le contó esto a “amigos que eran policías”, ya que le pareció raro y cogió la matrícula del coche — que terminó perdiendo –, pero que “nunca se la pidieron”.

LOS ÚLTIMOS EN IRSE DEL CASH RECORD

Este martes también han declarado dos hosteleros de la provincia que acudieron al Cash Record el día del crimen y que fueron los últimos en salir del establecimiento antes del cierre, en tono a las 19,30 horas, según sus declaraciones.

Uno de ellos ha señalado que “vio como se cerraba el portalón” aunque cree que “la puerta pequeña se quedaba abierta”. Asimismo, en la tienda había una tercera persona, propietario de una tienda de cromados — que también ha declarado esta jornada — al que también vio irse. Estos tres testigos han declarado no conocer al acusado.

CASI TRES DÉCADAS ESPERANDO EL JUICIO

Era la noche del 30 de abril de 1994 cuando Isabel, preocupada por la tardanza en regresar a casa de su hermana Elena, se desplazó hasta el Cash Record del Polígono de O Ceao de Lugo para descubrir que tanto ella como Esteban, un reponedor, los únicos trabajadores del establecimiento a la hora del cierre, habían sido asesinados a tiros en el transcurso de un robo.

Así daba inicio uno de los casos más complejos del sistema judicial español y toda una excepción: la Audiencia de Lugo ha abierto este lunes juicio oral contra el único acusado de este crimen, una vista que se basa en el sumario judicial en abierto y en trámite más antiguo del país.

Leer más:  El Bloque Nacionalista Galego presenta a sus cuatro diputados electos por la provincia de Lugo y advierte de que el partido "no tiene fronteras"

En el transcurso de todo este tiempo, el doble crimen del Cash Record de Lugo estuvo a punto de prescribir frente a la lucha incansable de las familias de las víctimas para que no cayese en el olvido.

La investigación inicial, poco pudo determinar del autor o autores del crimen en su momento, salvo que el ataque se produjo en el momento del cierre del establecimiento y que las víctimas abrieron la puerta a una persona que no parecía suponer una amenaza para ellos, por lo que sus familias siempre creyeron que era alguien conocido.

Para el procesado, las familias de las víctimas, que ejercen la acusación particular, piden 28 años de prisión por los dos homicidios y por un delito de robo con violencia, dado que se llevaron también un botín de unos cinco millones de pesetas (30.000 euros). La Fiscalía, sin embargo, no ha presentado cargos contra el procesado, pues no ve pruebas de cargo contra él.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorHeridas tres personas en una colisión en la A-6 en Lugo
Artículo siguienteFOTO | ‘El paraíso de las influencer’: este es el lugar favorito de Marta Pombo situado en Lugo